Por qué estoy corriendo

Mi nombre es Anne Shaw y estoy orgullosa de ser su candidata para el Distrito 4 de la Cámara de Representantes de Illinois.

Algunos de ustedes me conocen como una activista comunitaria determinada y trabajadora, que pasó los últimos 10 años tratando de hacer que nuestra comunidad sea más segura, luchando para mantener precintos policiales abiertos, organizando grupos de vigilancias en nuestras áreas y encabezando clases de protección personal para nuestros ancianos.

Juntos, establecimos la diferencia. Pero los problemas están sobrepasando nuestras respuestas locales, por lo que es hora de tomar acción y considerar lo que estamos dispuestos a hacer para solucionar los problemas más grandes que enfrentan nuestras familias y pequeñas empresas trabajadoras.

La respuesta simple del por qué yo estoy corriendo es porque las personas que respeto me pidieron que corriera. Según muchos estándares, nuestras comunidades nunca han estado en peor situación. Nuestro estado pasó casi 800 días sin un presupuesto debido a la política partidista en Springfield.

Si bien nos complace finalmente tener un presupuesto, después de casi tres años, este llegó con un gran aumento de impuestos con rumores de más por venir y enormes deudas, y con la pérdida de miles y miles y miles de empleos;  personas que se han mudado de Illinois llevándose sus ingresos fiscales y que  nunca van a regresar, porque una vez más, permitimos que los políticos en Springfield quiebren las cosas. Tuve más de un amigo que tuvo que cerrar su negocio debido a la falta de pagos del Estado. Illinois literalmente puso a los habitantes de Chicago fuera del negocio. Muchos de esos trabajos no vuelven.

Me postulo para la Cámara de Representantes de Illinois porque nuestro presupuesto está  en crisis.

El proceso para obtener un presupuesto aprobado está en crisis. Nuestro sistema de impuestos es anticuado y está destruído. No pudimos solucionar el problema porque todas nuestras herramientas están destruídas. Es un desastre.

Tenemos que arreglar todas estas cosas antes de que esto suceda nuevamente. Gracias a Dios que tenemos un presupuesto y nuestras escuelas y programas de servicios humanos tienen algo de dinero y algunas personas pueden volver al trabajo, pero si fuéramos inteligentes, comenzaríamos a trabajar AHORA para asegurarnos de que la próxima vez que los políticos quiebren las cosas, al menos tenemos herramientas de trabajo.

Es por eso que quiero trabajar arduamente con los líderes de la comunidad para reformar nuestros ingresos y las leyes impositivas estatales para que sean más amplios, estables y más productivos mientras protegemos a nuestras familias trabajadoras y personas mayores.

Muchos de ustedes saben que soy una exitosa propietaria de una pequeña empresa y abogada galardonada de derechos civiles que también ayudó a fundar una de las clínicas legales pro bono más exitosas de Chicago, dedicada a los inmigrantes y los derechos de las personan que no hablan inglés. Estoy acostumbrada a trabajar dentro de un presupuesto, asegurarme de que se pague la nómina y cuidar a CADA familia de Illinois en el proceso. Imagínense lo que puedo hacer como su próxima representante estatal.

Si bien todos hemos estado preocupados por el presupuesto, la violencia armada no ha mejorado, por el contrario, ha empeorado.

Me postulo para la Cámara de Representantes de Illinois porque es hora de que alguien que ha estado enfrentando la violencia armada en nuestras comunidades vaya a Springfield a tratar de hacer algo al respecto.

Más de 700 muertos y más de 4,300 heridos en la peor ola de violencia armada desde 1997. Todos conocemos las estadísticas y todos conocemos las historias. Todos clamamos por soluciones pero todos seguimos clamando un año después.

Es fácil señalar con el dedo, pero es difícil parar esta ola de violencia, para que no continúe pasando.

En Illinois es más fácil conseguir un arma que conseguir un trabajo.

En Chicago, es fácil ver que las relaciones del Departamento de Policía con las comunidades minoritarias están en su punto más bajo. Ambas cosas deben cambiar.

En los últimos 25 años, ninguna otra ciudad de Estados Unidos ha enfrentado las armas que inundan nuestras calles como Chicago. Los niños que hemos perdido nunca volverán, pero me postulo para la Cámara de Representantes de Illinois para tratar de detener más pérdidas humanas. No le temo a la solución agresiva: nuestros niños merecen vernos probar todas las opciones que podamos pensar hasta que encontremos la que funciona.

¿Necesitamos tomar fuertes  medidas contra los delincuentes con armas de fuego? Por supuesto, y estoy ansiosa por trabajar con cualquiera que quiera asociarse para ayudar a recuperar nuestras calles: policías, grupos de Black Lives Matter, NAACP, grupos del vecindario, para proteger a nuestros hijos. Es posible que tengamos que controlar algunos rencores de décadas que hieren los sentimientos, pero la verdad es que todos estamos en esto juntos. Muchos niños están muriendo, chequeando nuestros egos y nuestras suposiciones parece un pequeño precio a pagar para que tener a todos de vuelta a la mesa, ¿verdad?

Una vez que saquemos a los criminales y las armas de las calles, es nuestro trabajo asegurarnos de que nuestros hijos tengan el futuro más brillante posible.

Me postulo para la Cámara de Representantes de Illinois porque tenemos que arreglar el sistema escolar de nuestros hijos.

 No son nada y no tienen a dónde ir sin ellos. Si no nos damos cuenta de este problema, condenaremos a toda una generación a la pobreza y la violencia.

Todos sabemos qué pasa con las escuelas, y si somos honestos con nosotros mismos, sabemos por qué el problema no se soluciona. A los políticos que actualmente toman las decisiones se les incentiva a que se sienten de brazos cruzados, porque tienen demasiado miedo de alienar a ciertos grupos de electores que necesitan ser reelegidos, por lo que continuamente nuestros maestros, Dios los bendiga, se tambalean bajo el peso de la legislación de reforma educativa de todo el estado y después de trabajar demasiadas horas en clases, que tienen demasiados estudiantes, tratando de pasar demasiadas pruebas estatales mientras trabajan con muy pocos recursos, les queda muy poco en el tanque y no pueden asumir más mandatos no financiados. Francamente, han hecho más de lo que deberíamos haberles pedido que hagan, y tienen más piel en el juego que nadie al margen. Entonces, ¿cómo empezamos a arreglar el problema? Enviar a activistas comunitarios inteligentes, experimentados y de confianza a la mesa que no tienen ningún interés especial. Dar más control a los principales. Pero lo más importante es elegir  personas con el coraje de cambiar la forma en que financiamos las escuelas de nuestros hijos. Va a ser necesario un cambio casi revolucionario para cambiar las tres décadas que nos llevó a llegar a este lugar. No es trabajo para los débiles de corazón,  pero les debemos a nuestros hijos nada menos que nuestro esfuerzo más feroz y audaz para proteger su futuro.

Es una lista desalentadora y voy a necesitar una gran cantidad de apoyo de cada uno de ustedes. Así que le estoy preguntando,  a  partir de hoy, necesito su apoyo, sus oraciones y su voto para la carrera abierta de la Cámara de Representantes del Distrito 4. ¡Muchas gracias!